Cuando llegue a la Clínica Pinar del Bosque, ya tenía muchos problemas con mi familia, y yo pensaba que no me entendían y que yo no les importaba. Pero en mi estancia en la Clínica con las terapias pude aprender a comunicarme mejor con ellos y a ver si les importo y que mi consumo estaba empeorando todo en mi vida. Gracias.
Ernesto M. A.

Gracias a que mi familia tomo la decisión de internarme en la Clínica Pinar del Bosque, pude detener mi consumo de alcohol y cocaína, yo me daba cuenta de que ya me estaba haciendo mucho daño y que también dañaba a mi familia, pero no podía hacerlo yo sola. En la Clínica me acompañaron en este proceso y hoy agradezco a mi familia y a todo el personal de Pinar del Bosque pues he logrado mantenerme sin consumir y las cosas en mi vida empiezan a cambiar.
Gloria D. R.

Yo pensaba que la vida que yo tenía estaba chida, que tenía a mis amigos, mi novia y que yo solo me divertía, que mi familia estaba exagerando y que no entendían que soy chavo. Cuando me internaron en la Clínica al principio estaba molesto, pero con las terapias fui viendo que yo era el que estaba equivocado y que hay otras formas de divertirse, que mi familia siempre ha estado para apoyarme y que yo no los valoraba. Para mí ha sido difícil, pero sin el apoyo de mi familia y los terapeutas de Pinar del Bosque no habría podido solo.
Alejandro G. A.